Cuando pensamos en crear nuestro primer catálogo, son muchas las dudas que nos surgen… Selección de productos, imágenes, descripciones, textos… Por eso hoy queremos resolverte esas dudas, ¿por dónde empiezo a crear mi catálogo virtual?

Te contamos cómo empezar a crear, de la forma correcta, tu catálogo virtual de productos o servicios. Recuerda que va a ser una de tus herramientas esenciales para expandir tus ventas y te traerá muchísimas ventajas:

  • Ahorro de costes
  • Comunicación multiidioma
  • Correcciones o cambios muy rápidos
  • Capacidad de alcanzar nuevas audiencias
  • Interactividad con el usuario
  • Análisis de los resultados obtenidos a través de estadísticas
  • Experiencia real previa compra a través de elementos multimedia como foto de producto 360º, vídeo, etc.

Qué uso le vas a dar a tu catálogo

Antes de ponerte en marcha con tu catálogo tienes que tener claro qué es lo que quieres conseguir. Marcarte unos objetivos te van a ayudar a definir la estructura de tu catálogo.

  • ¿Cuál es el objetivo de tu catálogo?
  • ¿Qué quieres conseguir con el? Facilitar la labor comercial, dar a conocer un nuevo producto o servicio…
  • ¿Quieres cambiar la imagen de alguno de tus productos?
  • ¿Cómo enfocarás la comunicación, a captar la atención de tu posible cliente, o bien a las ventajas y características de tus productos?

Cuando hayas respondido a estas preguntas, estarás listo para empezar a preparar tu catálogo digital. ¿Has pensado en las fichas de producto?

Para productos o servicios concretos, técnicos o con cierto número de detalles, funcionan muy bien de forma individual… Recientemente escribimos un post explicando las diferencias, échale un ojo si estás barajando esta posibilidad.

La imagen cuenta, y mucho 

¿Tienes claro cuál es la imagen de tu empresa y lo que quieres transmitir? Diseñar un catálogo virtual tiene muchas cosas diferentes a un catálogo tradicional. Los catálogos tradicionales son estáticos, sin embargo en tu catálogo virtual tienes muchas más opciones y herramientas que permitirán aportarle dinamismo  (animaciones, hipervínculos, menú dinámico y accesible…). Estas son algunas cuestiones que te servirán como punto de partida:

  • ¿Necesitas dar más peso a las imágenes o a la información de producto?
  • ¿Necesito una sesión de fotos de producto con un profesional? Mira algunos ejemplos.
  • ¿Qué color de fondo favorece más a mis productos?
  • ¿Qué cantidad de imágenes y que perspectiva aparecerá por cada producto? Las imágenes muy pequeñas no aportan nada, no las verás ni tu ni tu cliente.

Tu catálogo tiene que ser fiel al estilo de tu empresa. Y si todavía no lo tienes, ¡es el momento perfecto para definirlo! Los usuarios van a percibirlo y tienen que encontrar en tu catálogo la filosofía y esencia de tu empresa.

Un problema muy frecuente y muy importante

Actualizar tu catálogo o crear uno desde cero si aún no lo tienes, con todas las premisas y detalles anteriores que te recomendamos está muy bien; pero hay un problema muy frecuente en las empresas, que bien pasan por alto, no le dan la importancia que tiene, o lo tienen hecho pero no bien definido y no lo saben…

¿Y qué es? El manual de identidad visual de marca y la imagen de marca. «Popularmente llamado logotipo» (aunque no sería este su nombre correcto como tal…). ¿Qué queremos decir con esto? Que si uno de los elementos principales en los que se basará tu catálogo, está mal desarrollado, no le coinciden los colores, los valores de los colores están mal, tenéis versiones diferentes y ninguna es la «definitiva», la familia tipográfica tampoco coincide y un largo etcétera… el problema de base es muy grave e importante. Por eso os aconsejamos la realización de un manual de identidad visual de marca bien definido, dónde aparezcan todas las pautas e información de forma correcta, acudir a un profesional es la solución más correcta, porque a veces, lo barato sale caro.

¿Eres una empresa amigable con el medio ambiente? ¿Tus productos son ecológicos? ¿Has reducido el consumo de energía o plástico en la elaboración de tus productos? Díselo a tu futuro cliente, proyéctalo en tu imagen, en tus productos, en tu comunicación… Dale el espacio que le corresponde si realmente tiene un peso en tu compañía.

Investiga a tu audiencia 

¿Conoces en profundidad a los clientes que componen tu empresa? Sabes cómo son, lo que les gusta… Sus prioridades… Y, además, ¿has definido a cuáles de ellos te vas a dirigir con tu catálogo?

La comunicación y el estilo van a ser muy distintos si te diriges a un grupo de personas jóvenes entre los 20 y 30 años que a un grupo de adultos. Tienes que plantearte si tu audiencia tiene un conocimiento técnico de los productos que estás vendiendo o por si lo contrario, partes desde cero. Tampoco es lo mismo dirigirte a particulares que un catálogo para distribuidores B2B. En función de esta investigación, podrás ajustar el lenguaje y el estilo de tu catálogo.

Ley de la atracción

¿Sabías que Ikea duplicó sus ventas gracias a una mejora en la información de sus productos? Utiliza la fotografía como un recurso inteligente, sácale partido a lo que ofreces, muestra su mejor versión. Además revisa los productos y ordénalos según importancia. ¡En la jerarquización está la clave! Por último intenta tener siempre tu stock actualizado.

como hacer un catalogo virtual

Algunos puntos que debes tener en cuenta:

  • Claridad
  • Jerarquía
  • Elementos interactivos
  • Reseñas fáciles de entender

Aquí es donde Catálogos para Empresas entramos en acción. Nos encargamos de ahorrarte tiempo, revisar errores… para que la calidad de tu catálogo sea la mejor. Así puedes asegurarte de que no queden campos por rellenar, haya incongruencias entre productos similares, en definitiva, que todo esté listo para mostrar al público.

Establece una vía para que la gente pueda realizar pedidos

Con tu catálogo tienes que proyectar que estás abierto a cualquier comunicación que te quiera realizar el cliente. Puedes poner el enlace directo a las redes sociales o agregar un correo de contacto directo, así como el número de teléfono o un código QR que te lleve directamente a la compra de ese producto.

Una vez terminados estos pasos, ¿Qué mas puedo hacer?

¿Ya has terminado? Seguro que no ha sido tan difícil. Con estas pautas ya estás listo para empezar a crear tu catálogo virtual.

Recuerda, tu catálogo es siempre un punto de partida. Nunca dejes de actualizarlo y mejorarlo.

Ahora que ya sabes cómo empezar a crear tu catálogo virtual, consigue que el diseño que quieres transmitir y el mensaje vayan de la mano, somos especialistas en convertir tu catálogo en una nueva y potente herramienta comercial. ¿Empezamos?