Muchas veces cuando nos hacéis alguna consulta, nos pedís asesoramiento o simplemente nos pedís presupuesto aportando ciertos detalles previos, percibimos una cierta confusión y mezcla de términos o herramientas de comunicación que tenemos que aclarar y que consideramos que es importante. Por ejemplo, aunque no tengamos muchos conocimientos en automoción, ¿verdad que todos los vehículos tienen su propio nombre y que todos ellos cumplen una función concreta? Pues con el diseño editorial nos pasa lo mismo. Este concepto no solo abarca libros, revistas o periódicos, sino que el diseño editorial abarca muchos más elementos y/o herramientas de las que pensamos, por ejemplo:  libros, revistas, periódicos, catálogos, fichas de producto o fichas técnicas, dossiers, guías, memorias para empresas, asociaciones o fundaciones, manuales, enciclopedias y cartas para restaurantes. Los folletos no entrarían dentro de esta categoría, pero si que en alguna rara ocasión, por su finalidad y composición los podríamos incluir.

¿Sabéis que el diseño editorial se podría considerar la rama del diseño gráfico más tradicional?

Pero como todo tiende a evolucionar, desde catálogos para empresas lo que hacemos es animaros a que os paséis a lo virtual, porque a día de hoy es necesario y fundamental si queremos comunicar. Es muy importante conectar con nuestro consumidor o cliente potencial y vender nuestros productos en este momento en el que la digitalización se ha convertido en el día a día de la mayoría del público. Por esto mismo es sumamente importante para todas las empresas.

Esta digitalización del diseño viene acompañada de la creación de diversas aplicaciones que, ademas de mostrar el producto, aportan un extra de calidad en la experiencia del usuario, permitiendolo interactuar con el producto. Tecnología flipbook como la de Flipsnack u otro tipo de plataformas, que permiten convertir tu antiguo folleto o ficha técnica tradicional, en una nueva herramienta virtual con multitud de ventajas: perfiles en diversos idiomas, estadísticas de consulta de productos, inserción de vídeos, etc. Todo ello con la contratación de un espacio que permita todas estas funcionalidades y muchas más. Si necesitas todas estas ventajas para los catálogos de tu empresa, nosotros te ofrecemos una solución con un 5% de descuento anual y realizamos por ti toda la gestión y adaptación del espacio y contenidos, para que no te preocupes por nada. ¡Consúltanos! En este enlace os dejamos un pequeño ejemplo para que veais su pontencial.

 

¿Sabes cuál es la diferencia entre un catálogo y una ficha técnica?

En un catálogo podemos ver un mayor o menor número de productos o servicios y normalmente estos, suelen tener un pequeño detalle a cerca del tipo de producto, características, modelo, etc… pero en una ficha de producto o ficha técnica, solemos tener mucha más información y detalle de todas las características de ese producto, como funcionalidades, colores, tamaños, tallas, volúmen, accesorios, fabricación, etc… Normalmente no recomendamos nunca que excedan de 4 páginas, porque entonces se convertiría en una herramienta muy densa en contenido y el cliente perdería la atención y no se fijaría en lo importante.

El nuevo invitado

En el contexto actual en el que estamos, en plena crisis Covid donde muchas empresas de todos los sectores se están reinventando, pero sobre todo el pequeño comercio y las pymes, hemos tenido un resurgimiento (que nosotras ya veníamos utilizando 😉 ) y es que recuperamos los códigos QR. Para quién no lo sepa, estos códigos (Quick Response code o Código de Respuesta rápida), son nada más y nada menos que la evolución al código de barras.

Este código lo podemos leer a través de una app especfíca instalada en nuestro smartphone o tablet y que nos aporta información o mas bien «nos lleva» a una página web, un producto, un vídeo, un e-commerce para realizar una compra instantánea, realizar una vídeo conferencia, entrar en una red social, descargar un documento, etc.

Este pequeño codigo, ademas es muy potente, llegando a poder almacenar hasta 70 veces más información que un código de barras convencional. Pero ¿Como consigo mi código QR? Es muy facil, tanto que se puede hacer desde páginas como unitag.io en las que siguiendo unos sencillos pasos (y pagando la cuota) obtendremos nuestro código QR. en la anterior frase añadimos un enlace a la página de Unitag, pero puedes probar a acceder a esa web simplemente leyendo este codigo QR con tu smartphone:

Tras el Covid, está siendo muy útil en este momento para las pymes y el pequeño comercio el uso de estos códigos en fichas de producto o folletos físicos o virtuales, ya que de una forma rápida y accesible (prácticamente casi todo el mundo tiene ya un smartphone) para todos los usuarios y clientes, damos la posibilidad de obtener la información que necesitan o realizar cierta acción puntual. Esta ficha técnica o folleto lo podemos colocar en un escaparate, vehículo, stand en un evento, o cualquier pantalla que tengamos en nuestro negocio visible al público.

La tecnología avanza y nosotros debemos ir con ella para evolucionar y no quedarnos atrás. Ahora lo hace el código QR pero en su momento fue el código de barras el que llegó a nuestra vida para quedarse como podéis ver en este vídeo de radio nacional de España: