Este mes os vamos a hablar sobre las diferencias que existen entre una tienda online y un catálogo virtual. A priori mucha gente los confunde, pero no pueden ser más diferentes, además que cada uno tiene un objetivo distinto, así cómo beneficios y utilidades diferentes.

Tienda online o ecommerce

En el caso de las tiendas online o ecommerce, como pueden ser pccomponentes.com, bodegas.bio o mammothbikes.com,  son un listado online de productos que permite añadir tus pedidos a un carrito para luego hacer la compra directamente desde la propia plataforma, permitiendo diferentes métodos de pago como PayPal, transferencia, tarjeta de crédito… Para resumirlo, su fin es ser una plataforma de venta de productos online, para que puedas comprar desde donde quieras.

Este tipo de plataformas suelen necesitar una sincronización con otros sistemas que tengamos para gestionar nuestro stock (como Holded o Jetpackcrm), además de un seguimiento continuo para dar un buen servicio a nuestros clientes, lo que unido supone unos costes elevados.

Tienda online

Catálogo virtual

Por el contrario, los catálogos y las fichas técnicas virtuales, son un listado de productos con sus correspondientes características, detalles y categorías, pero que no nos permite adquirirlos directamente a través de la propia plataforma virtual o soporte, sino que para ello tendríamos que pulsar obligatoriamente, un botón o enlace interactivo que nos llevara a realizar esta compra directamente a través de nuestro ecommerce. Digamos que son como los catálogos de productos de toda la vida, pero en una plataforma digital. Su objetivo también es la venta, pero no la compra directa como acabamos de comentar. Con el catálogo virtual también conoceríamos las características y novedades de los productos, nuevos lanzamientos, etc. Y algunas de las diversas ventajas que si nos ofrecen los catálogos virtuales, es la inclusión de vídeos corporativos o explicativos, seguimiento estadístico de los clics que reciben nuestros productos y cuales gustan más, lo podremos compartir a través de mail y redes sociales, entre otros.

Esta alternativa es ideal, ya que el coste y la gestión a diferencia del ecommerce es inferior y también nos ofrece la posibilidad de actualizar nuestros productos de una forma muy fácil y versátil. Además, también es una alternativa para esas empresas con muchos productos (fabricantes, pero sobre todo distribuidores) que no tienen tiempo o forma, de gestionar el sistema de pedidos y envíos que supone una tienda online.

Lo bueno de los catálogos virtuales es que, comparado con una tienda online, tienen unos costes mucho menores. Aquí no hace falta un seguimiento continuo, ni una sincronización con un sistema de stock, ni pasarelas de pago, simplemente será el escaparate digital de nuestra empresa, lo que le hace falta a tu empresa en este momento.

Si quieres saber más sobre este tipo de catálogos puedes visitar este post que escribimos hace unos meses, y en el que te lo contamos todo sobre ellos.

catálogo virtual

Estas son las principales diferencias entre una tienda online y un catálogo virtual. La elección entre la realización de uno u otro dependerá del tipo de empresa y el objetivo que quiere alcanzar con esta acción. Puedes ponerte en contacto con nosotros para explicarnos tu caso y te asesoraremos con lo que realmente le hace falta a tu empresa.