En pleno 2019 uno de los puntos que todos tenemos claro es que dar el paso de la transformación digital es completamente imprescindible para cualquier tipo de empresa o sector.

Sabemos que, en ciertos entornos, es más complejo y que el simple hecho de plantearse este tipo de cambios implican un reestructurado a un nivel muy profundo. De todas formas, a la par que imprescindible, en muchas ocasiones el no implementar una transformación digital supone una gran desventaja frente a la competencia.

¿Crees que se debe posponer? ¿Esta transformación te parece un gasto o una inversión para tu empresa? ¿En España, cómo lo llevamos en relación al resto de Europa o el mundo? Lo ves, lo sufres, te lo cuentan… ¿pero haces algo por transformar tu empresa a lo digital? Ya hemos dicho que puede ser un proceso largo y costoso pero…

«Un viaje de mil kilómetros empieza con un simple paso» (Proverbio Chino)

Súmate al cambio, al presente… al entorno digital.

Transformación digital en las empresas

¿Qué implica la transformación digital?

Pero para poder comenzar, hay que saber cual es el camino a seguir… y dónde empieza. Cuando hablamos de transformación digital no solo hablamos del acceso y la conexión a internet, de tener una web de empresa, de estar presentes en las redes sociales o tener un blog. Para que se pueda hablar con propiedad de una empresa «digital» necesitaríamos que este proceso consistiese en un cambio profundo y consciente. Este enfoque tiene como finalidad que el entorno digital pase a ser una extensión, o una base, de nuestro entorno corporativo.

Según el informe de Siemens, «actualmente todas las empresas españolas tienen acceso a internet y un 75% de ellas consta de su propia página web. Pero la mayoría de ellas se quedan ahí, en tener una web y esperar que todo vaya solo» ¡Craso error!

Estado de la transformación digital en España

No todo es negativo en este aspecto, si nos centramos en los datos recogidos en un estudio realizado por CA Technologies, las empresas Españolas que se han sumergido en la digitalización han declarado incrementos en sus ventas de más del 35% y las sitía en valores mayores a países como Francia, Alemania o Reino Unido.

¿Por qué no esperar?

Ya que hemos empezado con un proverbio, podríamos recurrir al dicho «el que golpea primero, golpea dos veces» pero creemos que los datos del estudio realizado por la empresa Roland Berger serán mucho más aclaradores. Las principales barreras que las empresas suelen poner sobre la mesa cuando se trata de atacar la transformación digital son:

Motivos de reticencia a la transformación digital

Si traducimos la gráfica nos veremos con los clásicos motivos de «Siempre se hizo así» (reticencia al cambio), «Es muy caro» (Coste), «No sabemos hacerlo» (Técnica), «No me hace falta» (Ausencia de oferta)… y podríamos seguir enumerando pero, ante unos datos tan claros, otros aún mejores (y más interesantes):

Ganancias costes transformación digital

Como podemos ver, sumándonos a la transformación digital y realizando los cambios de base en nuestra empresa (repetimos, por pequeña que sea) podemos obtener beneficios tangibles, tanto a nivel productivo como a nivel comercial.

En nuestro caso, como especialistas en diseño editorial, lo que pretendemos decirte con esto es que el catálogo de toda la vida (el de papel), está pasando a ser un objeto en proceso de evolución. Actualmente muchas empresas nos siguen pidiendo un catálogo físico por diversos motivos (tenerlo en un punto de venta, porque es la forma más «cómoda» de que un proveedor enseñe un producto a un cliente…) o simplemente porque no se ha planteado (o no se ha pensado) dar ese salto a la virtualización.

¿Qué te proponemos?

Utilizar un catálogo físico como un objeto «básico» de cara a la venta y en cierta medida «esencial a día de hoy». Te proponemos dar un paso más, introducir un elemento pensando en el futuro inmediato y para obtener grandes beneficios y alegrías: la virtualización de tu catálogo 🙂

El disponer de un catálogo virtual no sólo supone un elemento diferenciador, que aporta un valor enorme a tu producto y una herramienta fabulosa para hacer que tus presentaciones comerciales destaquen sobre las de tu competencia sino que también aporta otras ventajas como:

  1. Internacionalización: Podrás vender tus productos en otros países y en cualquier idioma. Más rápido y económico al disponer de un formato digital fácilmente distribuible y actualizable.
  2. Diferenciación: Será el punto distinto que resaltará tu empresa y tus productos por encima de los de la competencia.
  3. Medible: Podrás tener estadísticas de tu distribución y ventas. Saber cómo los usuarios interactúan con tu catálogo te puede proporcionar una información muy importante.
  4. Actualizable: Lo podrás actualizar las veces que quieras y en cualquier momento del año.
  5. Interactivo: Tu catálogo no solo tendrá texto y fotos, sino que podrá contener enlaces a tu página web, fotografías en 360º, contenido dinámico, vídeos…
  6. …¡y un subidón de adrenalina y afinidad gracias a la realidad aumentada! Esta nueva tecnología que cada día está al alcance de más empresas y que ofrece una experiencia real previa a la compra como nunca habías imaginado.

Está claro que la diferenciación y la digitalización son la clave para que nuestra empresa goce de buena salud y pueda seguir creciendo. ¿Quieres ser aquel del que habla todo el mundo?