Las certificaciones de papel

¿Qué son y que significan las certificaciones de papel?
La certificación forestal es un proceso de evaluación realizada por un ente independiente, que verifica que la gestión del bosque cumple con unos estándares acordados de forma internacional.

Como resultado, la empresa forestal obtiene un certificado o sello, que puede usar en sus productos para demostrar que proceden de fuentes donde se cumplen principios de responsabilidad ambiental y social. Existen varios tipos de certificación forestal:

La Certificación de GESTIÓN FORESTAL que incluye el Certificado FSC o el Certificado PEFC, nos asegura que la madera o producto proviene de un bosque que ha sido gestionado, evaluado y certificado de acuerdo a los estándares sociales, económicos y medioambientales definidos por estas mismas organizaciones.

La Certificación de CADENA DE CUSTODIA, evalúa el recorrido que recorren las materias primas, desde el árbol hasta el producto final.
Ahora vamos a poner como ejemplo una de las certificaciones más conocidas (FSC) y a explicar la diferencia entre un papel certificado y un papel reciclado.

certificado-FSC

El papel FSC cuenta con un certificado que acredita que la madera con la que está hecho el producto que lo posee proviene de bosques gestionados según los criterios del Consejo de Administración Forestal (Forest Stewardship Council), que incluye medidas de gestión sostenible del bosque en los aspectos ecológicos, sociales y económicos, entre otros. Por el contrario el papel reciclado emplea como materias primas fibras recuperadas de papel o cartón, tanto de post-consumo como de pre-consumo.

FSC es una organización no gubernamental internacional creada con el objetivo de promover una gestión forestal ambientalmente responsable, socialmente beneficiosa y económicamente viable en los bosques de todo el mundo. La etiqueta FSC certifica que los papeles provienen de bosques explotados de manera sostenible.

El Certificado FSC garantiza al consumidor que los productos forestales proceden de montes aprovechados de forma racional, de acuerdo a los Principios y Criterios del FSC, los cuales definen los niveles mínimos de buena gestión para los bosques de todo el mundo. Este certificado se consigue mediante un proceso de evaluación voluntario, que es realizado por un organismo independiente (entidad certificadora) y afecta a toda la cadena de suministro.

A diferencia del certificado, el papel reciclado es aquel que se fabrica a partir de papel usado recogido en oficinas, imprentas, etc. El papel usado se destinta, es decir, la tinta se separa de las fibras y a continuación, estas fibras son sometidas a procesos de blanqueamiento. A partir de la pasta que resulta de este proceso se fabrica el papel reciclado.

Un papel reciclado al igual que uno de fibra virgen, para ser ecológico necesita de un proceso productivo no contaminante: en ocasiones los tratamientos de las tintas compuestas por barnices, aceites, disolventes, pigmentos, anilinas y otros compuestos vertidos en grandes cantidades pueden generar impactos negativos en el medio ambiente.

El reciclaje de papel sí permite reducir los vertederos y las emisiones que producen: los 4,6 millones de toneladas de papel usado recuperados para su reciclaje anualmente en España suponen un ahorro de volumen en vertedero equivalente a 46 grandes estadios de fútbol como el Bernabeu o el Camp Nou llenos hasta arriba y un ahorro de las emisiones en vertedero de 4,1 millones de toneladas de CO2 (más del 1% de las emisiones que produce el país).

certificado-PEFC

Otro certificado, el PEFC (Programa para el Reconocimiento de Certificación Forestal) es una acreditación que certifica que la madera de los productos acreditados proviene de bosques explotados mediante una gestión forestal sostenible, conforme a los estándares PEFC.

También garantiza que tienen una trazabilidad a lo largo de los diferentes procesos de manipulación que el producto pueda sufrir en toda la cadena de transformación, evitando que se mezcle con productos no provenientes de bosques gestionados bajo los estándares PEFC.


OTROS DATOS Y CERTIFICACIONES:
TCF Exento de cloro
TCF (Exento de Cloro) es un sello utilizado para indicar que es un papel que no contiene ningún compuesto clorado. Es un papel menos blanco que los denominados ECF (Parcialmente Libres de Cloro), que si utilizan cloro dentro de su composición.


La Norma DIN 6738
define el tiempo de vida de la pasta de papel, que afecta a la disminución de la resistencia del papel. Se puede aplicar a papeles de fibras vírgenes como a papeles con fibras recicladas. Clasificaciones:

COF 24-85: envejecimiento resistente, vida máxima.
COF 12-80: ciclo de vida de unos 100 años.
COF 6-70: ciclo de vida al menos 100 años.
COF 6-40: ciclo de vida al menos 50 años.

 

Certificado Ángel AzulÁngel Azul es un Certificado de origen Alemán. Acredita papeles 100% reciclados, sin blanqueantes ópticos y con ausencia de sustancias químicas peligrosas. El Ángel Azul sólo se concede a los productos considerados beneficiosos para el medioambiente. Requisitos para obtener la Certificación Ángel Azul:
– Fabricación con fibras 65% recicladas post-consumo.
– Blanqueamiento del papel sin Cloro elemental, ECF.
– Ausencia de metales pesados en los tintes utilizados.
– Ausencia de sustancias químicas peligrosas.

 

Sellos certificaciones papel